Beneficios

Por todos es sabido los múltiples beneficios que ofrecen, tanto para niños como para adultos el dibujar mandalas, hacer doodle art o pintar los libros de colorear para adultos: te relajan, reducen el estrés, mejoran tu concentración, etc

Pero realmente, esta información se queda corta (cortísima en realidad) ya que los cambios que resultan son mucho más profundos y duraderos. Se comentan mucho los beneficios aparentes y a corto plazo, que realmente puedes conseguir con cualquier otra actividad creativa como hacer ganchillo, un puzzle o cocinar, sólo es cuestión de elegir la que más se adecúe a ti.

Pero si a esta actividad en cuestión le añades conciencia y la realizas de manera consciente, es cuando se produce la magia.

Al grano

Por un lado, con el simple hecho de estar creando continuamente, tu técnica va mejorando, adquieres más soltura, y tus trabajos van siendo cada vez más complejos y laboriosos. Por esa misma razón es fundamental no centrarse en hacerlo “bonito” o “bien” ya que mejorarás la técnica si ó si si sigues creando.

Por otro lado, podemos hablar de los que se producen a nivel personal, de esos que aparentemente no te das cuenta, pero que empiezas a notarlo en tu día a día. Un día te das cuenta que te apetece cambiar de restaurante “por probar algo nuevo”,  ya no haces tantas cosas “por compromiso” e, incluso, ya no te acuerdas constantemente de eventos pasados que te dañaron tanto. ¿Por qué pasa esto? Simplemente porque aprendes a escucharte, a darte importancia, un lugar. Empiezas a verte y a sentirte con otros ojos y con otras manos. Sientes tu  poder interior y haces uso de el.

El trabajar en grupo ayuda justamente a cargarte de esta energía, a compartir lo que vives en un espacio seguro y tuyo, ver que no estás solo y que formas parte de una comunidad. Te ayuda a saber que puedes contar con el otro (dentro del grupo, con tus amigos, familia, etc)

A modo general, podemos decir que los beneficios son:

-Confiar en tu intuición.

-Identificar en qué estado te encuentras y qué es lo que necesitas.

-Vivir en el presente.

-Desarrollar la creatividad que ya tienes. Esto se hace conectando con el niño interior

-Perder el miedo a crear, experimentar a equivocarte y a hacerlo todo “perfecto”.

-Explorarte y conocerte mediante el disfrute.

-Perder el miedo a sentir.

-Descubrirte y maravillarte por la persona que eres y que quizás no sabías.

-Conocer tus propios símbolos internos, qué significan para ti, y entender mejor tus sueños.

-Mejorar tu técnica y desarrollar un estilo personal.

-Aprender a aceptar tu vida desde el amor.