¿Se utiliza el mandala sólo para meditar? Otros usos y tips para aprovechar sus beneficios.

“Me encantaría decorar el cabecero de mi cama con un mandala”, “Quisiera tatuarme un mandala pero no se qué diseño escoger” “Quiero empezar a meditar con mandalas pero no se cómo se hace” 

¿Te reconoces en estas frases? Si tu respuesta es afirmativa, sigue leyendo. Te he preparado unos consejos dependiendo del uso que quieras darle al mandala. He elegido estas  4 situaciones  por ser las más comunes y de las que surgen más dudas. Puedes escribirme y preguntarme en los comentarios de todas formas 😉

El mandala como obra de arte o elemento de decoración

Es indiscutible que el mandala es de por sí un espectáculo a la vista y que muchísima gente los utilice como elementos decorativos, no sólo en sus hogares, sino estampados en ropa o como tatuajes. Hay quien advierte del peligro de estar expuesto constantemente al mandala, ya que el observarlo una vez realizado es otra forma de meditar y aprender de él.

Sea cual sea tu caso, la creación del mandala como elemento artístico es también otra forma de fluir, basado más en la técnica y en la obra y cuidando que el resultado quede bonito. Elige bien los colores y las formas que utilices. Te aconsejo tener práctica y conocimientos de técnicas artísticas y de uso del color.

bce1c49617b9f6d1e0e46c840c842f8f

El uso del color está premeditado para conseguir armoniosidad y belleza estética.

Aunque existen casos en los que no necesitarás bocetos previos (dependerá de la técnica que uses y de tu habilidad), si quieres que el resultado final sea bonito y correcto estéticamente, tendrás que hacer uso de regla, compás, lápices, gomas, etc y marcar el dibujo previamente. Es posible que incluso tengas que hacer alguna prueba previa antes de crear el definitivo. Como puedes ver, en la intención de buscar lo estético reprimes la improvisación y el dejarse llevar, pero al mismo tiempo, ese dejarse llevar es también esencial para que puedas crecer técnicamente y hacer todavía tus creaciones más correctas y bonitas. Un aspecto alimenta al otro y por eso es importante que no dejes de crear, probar y “ver que pasa”.

El mandala como tatuaje

9fbc5335e4f8d5df1032dadffbdd9e9b

En el caso que quieras tatuarte un mandala (o zendala) como si de cualquier diseño de tatuaje se tratara, debes elegirlo conscientemente. Si eliges alguno prediseñado piensa si te sientes identificado con él, no sólo por su belleza, sino porque algo del mandala te llama y te vibra. Puedes elegir también un yantra o un mandala ancestral cuya representación sea lo que quieras atraer a tu vida. Si ya tienes habilidad con el dibujo, es importante que durante la creación de ese mandala personal te dejes llevar, o que surja el diseño definitivo después de varios procesos de creación. Piensa que ese proceso en el que diseñes varios mandalas es necesario para llegar al definitivo, no sólo por acertar estéticamente con las formas, sino porque quieras “soltar” o decirte algunas cosas previamente. Sea cual sea el caso, simplemente déjate llevar por el proceso.

En el caso que necesites de un dibujante o del mismo tatuador para que “te haga” el mandala, te recomiendo que no dejes en manos de todo el diseño del mismo a un tercero, ya que en este caso el mandala diseñado tendrá más del diseñador que de ti, por mucho que le hables de ti y le comentes lo que quieres. Mi consejo es que lo dibujes previamente. Si puedes hacer varios hasta dar con el diseño definitivo, mejor (si no dibujas nunca, es mucho mejor esto último). Una vez que tengas el diseño, es hora de hablar con un dibujante o con el tatuador directamente para que reconvierta tu diseño. Si a tu dibujo lo acompañas comentándole al tatuador lo que representa para ti, o las cosas que te gustan, podrá embellecer tus diseños con más elementos que te representen. Es bien importante el detalle de dibujarlo primero, ya que una estrella en el centro del mandala no es lo mismo que en la zona sur del mismo. Un tatuador dispondrá de los elementos de forma que prime la estética y el buen gusto, colocando dicha estrella, por ejemplo dónde él considere más correcto en concepto de diseño. Si tú al entregarle tu boceto le indicas que la estrella va en el centro y dentro de un círculo discontinuo, el diseñador adaptará la estética a tu mandala, es decir a ti.

El mandala como herramienta de autoconocimiento y meditación

carmen-mensink-painting-tibetan-buddhist-mandala

La artista holandesa Carmen Mensink creando un mandala tibetano

Este es el uso que doy en los talleres que imparto. El mandala te  permite adentrarte en tu inconsciente y poder plasmarlo en forma de símbolos y colores. Si quieres darle este uso, sigue estos pasos:

  • Una vez que hayas respirado el mandala ya dibujado o la hoja en blanco donde vayas a comenzar a crearlo, anota:
    • Fecha y hora
    • El estado anímico en el que te encuentres
    • Señala el norte, sur, este y oeste del mandala
    • En el caso que tengas alguna pregunta rondando en la cabeza o un tema que te preocupe, anótalo también, y tenlo presente durante la creación del mandala.
  • Cuando hayas terminado, obsérvalo, sin juzgarlo. Te pasarán muchísimos pensamientos, ideas, recuerdos. Símplemente conviértete en un espectador, sin entrar en el juicio. Cuando lo sientas, anota, por ejemplo en un cuadernos aparte o en la parte trasera del mandala, todos estos pensamientos y déjate fluir con la escritura.
  • Ve reuniendo y guardando todos estos trabajos fechados y vuelve a obsservarlos pasado un tiempo (unos 3 meses aproximadamente). Lee por orden las anotaciones y comenzarás a conocer tus patrones repetitivos, cambios, ciclos emocionales, etc.

El mandala como herramienta de descarga de emociones y apegos

Hay momentos de mucha rabia y dolor en los que no sabes cómo descargar. Puede que salgas a correr, que grites o le pegues a una almohada. O también puedes probar a  utilizar el mandala, que por supuesto no es válido para todos, pero puedes  ver que tal funciona para ti.

  • En este caso, puedes crear tanto un zendala como un mandala. Es importante que esté todo contenido en el círculo y que descargues dentro de él.
  • Mientras sientes tu dolor y rabia fluye con las formas y ve viendo como este sentimiento guía tu mano. Puedes agregar colores o cambiar de técnica si así lo sientes. Si te apetece, puedes escribir frases o palabras que sientas que deben salir. No importa que el dibujo quede emborronado o no se entienda, estás descargando. Una vez que sientas que el mandala está terminado, lo observas y respiras profundamente por el estómago. Es muy posible que te sientas mucho mejor, con un peso menos encima o que incluso tengas ganas de llorar, si esto último te ocurre simplemente llora.
  • Es importante que te desapegues de esa rabia y dolor, pero hay que hacerlo desde el agradecimiento. Todas las emociones son indicadores de algo y tienes que sentirlas como avisos y agradecerles su función. Si aprendes a observarlas aprenderás muchísimo sobre ti mismo, y el crear un mandala de descarga te sirve para que la emoción te diga porque está presente en ese momento y que necesitas saber. Hay quienes realizan ceremonias para entregar los mandalas al mar o quemarlos. Lo importante es que lo hagas siempre desde el agradecimiento.

¿Se te ocurren más usos para darle a los mandalas? No dudes en escribirlo en los comentarios 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s